13/5/08> Volvió el paro agrario y se propagan los cortes de ruta

“Se ha puesto de pie el aliado principal del proletariado para la revolución"

in
Printer-friendly versionPDF version
Fecha: 
13/05/2008 - 03:00

La afirmación es de Otto Vargas, secretario general del PCR, quien abordó el tema en la Feria del Libro. La charla se realizó el viernes 9 de mayo a dos días de iniciarse el paro.

Frente a la dilatación de las negociaciones y la falta de respuesta gubernamental concreta a los reclamos del campo, volvieron los piquetes agrarios a las rutas. El miércoles 7 de mayo se reinició el paro agrario por 8 días. Al día de la fecha en las asambleas agrarias se discute extenderlo mientras se propagan los cortes por todo el país. El epicentro está en Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba. A modo de ejemplo, en el sur de Santa Fe hay un corte por pueblo; en Sáenz Peña, Chaco, se reunieron en asamblea más de 5 mil productores de la zona.
El conflicto estalló en marzo al poner móviles las retenciones de granos y aumentarlas del 35% al 44,1%. “Como dijimos nosotros –afirma Otto Vargas– , y después descubrieron ellos, cortaron grueso. Tan grueso que liquidaron el mercado a término, la Bolsa de Cereales no funciona y a los productores chicos los mataron… Esta presidenta es muy soberbia, podría haber reconocido la equivocación, echar a Lousteau y evitaba este conflicto. Pero no lo hizo porque precisan ese dinero por la situación financiera del país. Esta es la causa fundamental del enceguecimiento del gobierno. Ellos quieren mantener las retenciones entre el 35 y 50% para volver a abrir los mercados a futuro, reactivarían la Bolsa de Cereales, resolverían con los grandes (Urquía, etc) y le tirarían chaucha y palito a los pobres. En cambio si quedaran en el país los 12 mil millones de dólares de la renta petrolera se podrían hacer muchas cosas. No haría falta ningún blindaje. La deuda externa llegó a más 200 mil millones de dólares, el 80% del PBI, se pagan sólo los intereses de esta deuda ilegítima. “Si aquí no hay una reforma agraria no se va a resolver con paquetes de comida el problema de los originarios, de los campesinos pobres. Lo mismo el problema económico del país”.

El campo argentino es complejo
“Con este conflicto brotó la realidad del campo argentino: saltó el problema del algodón, del tabaco, de la fruticultura, la citricultura. Hace 4-5 años en pueblos del sur de Santa Fe la mayoría de los minifundistas daba el campo en arriendo a los pooles de siembra. Ahora, como la rentabilidad cayó, muchos de ellos trabajan esa tierra. Con la soja se arrinconó a la ganadería, liquidaron el tambo: de 190 mil productores, 120 mil tienen menos de 100 cabezas de ganado. Tener 100 cabezas de ganado hoy equivale a la entrada de un salario de pobreza.
“Desde ya algunos esquemáticos de la izquierda que hablan de patrones y asalariados no lo van a poder entender nunca. La realidad es un poquito más compleja. Por eso nosotros decimos que se ha puesto de pie el aliado principal del proletariado para la revolución: el campesinado pobre, el campesinado medio y una parte del campesinado rico. Siempre planteamos que si no logramos neutralizar a una parte importante del campesinado rico de la pampa húmeda la revolución no puede triunfar en la Argentina. Hemos visto que se puede neutralizar a una parte importante del campesinado rico. No se crean que la Sociedad Rural y Carbap son tan uniformes como las pintan. Yo, hace unos años, he estado comiendo empanadas en una exposición en Pergamino y el secretario de la Sociedad Rural de allí tenía 90 hectáreas. Las empanadas las cocinó su mujer junto a otras esposas...”.

Una gran correntada
“Por primera vez en la historia se produce una lucha agraria de la magnitud que estamos viendo en la Argentina. Una gran correntada que viene turbia, hay de todo. Ahí estamos navegando. Hay gente que se escandaliza porque está Luciano Miguens. Como la tapa de un periódico de izquierda… capaz fueron a ver la película de María Luisa Bemberg (su tía) y se conmocionaban por las escenas de izquierda. La política y la vida tienen esa complejidad. En este momento con él los chacareros golpean juntos. No están “unidos”. Estamos hablando de una lucha táctica, por problemas tácticos como vienen a ser la ganadería, el algodón, la lechería, el tabaco, el azúcar, etc. No hablamos de un frente para hacer la revolución o la reforma agraria en Argentina. Entonces viene la correntada y Luciano Miguens con su pinta y estampa tiene que nadar ahí. Compañeros, había tres cosechas vendidas a futuro y se paralizó todo, repito que hoy no funcionó la Bolsa de Cereales de Rosario.
“No escuchamos a los originarios decir que no van a apoyar la lucha agraria porque esté Miguens o la Sociedad Rural. En el paro los campesinos medios en Sáenz Peña mandaron a buscar a los originarios. Y éstos se sumaron con sus reivindicaciones. No le vamos a decir a los originarios del Chaco que vayan a manifestar con Eurnequian o Caraballo (que dicho sea de paso no están apoyando la huelga, apoyan al gobierno). Nosotros trabajamos para que los compañeros originarios, levantasen sus reivindicaciones diferenciadas. Y consiguieron el compromiso de una cantidad grande. Ahora están volviendo a cortar exigiendo esas reivindicaciones”.
Otto Vargas rememoró cuando Leandro Alem estaba al lado de Mitre y el general Campo en la Revolución del Parque y los momentos de ‘piquete y cacerola, la lucha es una sola’. “¿Manifestaron con gente de la burguesía en el Argentinazo?”, preguntó al público. “Se ha generado una situación muy particular en Argentina. Nadie sabe cómo va a terminar esto. Creemos que hay que tratar de reagrupar las fuerzas y lograr que el gobierno abra la mano. Es difícil hacerle abrir la mano a un usurero. El abuelo de Kirchner era usurero, usurero el padre, usurero él; pero hay que hacerlo. Nosotros no decimos ‘torcerle el brazo’.
“En este momento no hay otra forma de agrupar a las fuerzas que a través de la solidaridad con la lucha agraria. Estamos esperando que los estudiantes (una gran masa que tiene su origen en el campo) gane las calles en solidaridad con la lucha agraria. Sabemos que es difícil, la lucha ideológica en las facultades es tremenda en estos momentos. Si uno tiene en cuenta quiénes dirigen los centros de estudiantes, la mayoría tiene que estar de acuerdo con la solidaridad con el campo. Tenemos que lograr eso. También tenemos que lograr que el movimiento obrero –por lo menos los que están en lucha– pase por arriba de esos traidores como Moyano y garanticen la solidaridad con el campo. El gobierno está preparando todo tipo de provocaciones. Quiso que Moyano las haga, pero hasta ahora no ha podido”.

Reagrupar las fuerzas obreras y populares
“No vamos a romper este frente rural mientras esté empujando junto. Porque con esto estamos creando las condiciones para una gigantezca movilización de masas. La gente del campo se ha llenado de odio. El modelo de la línea nuestra es el caso de Firmat. Allí se hizo la asamblea campesina y salieron los obreros metalúrgicos encabezados por los 400 obreros de Vasalli. Marcharon junto a los chacareros. Esta línea la tratamos de aplicar en todos los lugares. Para esto, uno de los instrumentos del reagrupamiento de fuerzas obreras y populares son las multisectoriales. Por ejemplo, en Chajarí (que está a la cabeza del movimiento y hoy comenzó a cortar la ruta antes que decidieran las 4 entidades) se ha vuelto a constituir la multisectorial que fue clave en el Argentinazo. Allí participan los camioneros junto con los productores citrícolas, y el conjunto de la población.
“En Paraná, en el túnel subfluvial, están un poco más duros que el melli Di Angeli (él esperó hasta las 5 de la tarde; en el túnel se cortó a la 1). A través de FAA, organizaciones agrarias nuevas, el Movimiento de Mujeres en Lucha, el Centro de Estudiantes de Agronomía, más otras organizaciones se reagrupó la multisectorial e iban a una convocatoria para ampliarla.
“Hoy tenemos que reagrupar fuerzas para que le abran la mano al gobierno, en el camino de la alianza obrero campesina que permita realizar la revolución de liberación nacional y social sin la cual no hay posibilidad de salida en Argentina”.

Edicion: 
noticias 2008