Pueblos originarios en defensa de la tierra

Prorrogaron la Ley 26.160

Printer-friendly versionPDF version
Fecha: 
04/10/2017 - 14:27

Los pueblos originarios consiguieron la prórroga por cuatro años más de la Ley de relevamiento territorial. Un verdadero triunfo frente a la política de avasallamiento y saqueo de tierras por parte del gobierno de Macri.

El miércoles 27 era el gran día: se debatía en el Congreso de la Nación la prórroga de la ley que permitiría avanzar con el relevamiento de tierras ancestrales, pertenecientes a las comunidades originarias. Esta ley fue promulgada en 2006 y vencía el 23 noviembre y, tal como venían denunciando las comunidades originarias, el gobierno nacional -al no destinar presupuesto para su efectivo cumplimento- estaba dejando afuera a unas 1.400 comunidades que aún no entraron en el censo. Las comunidades consiguieron, por cuatro años más, poder inscribirse en el registro territorial.
La jornada del 27 arrancó con una enorme marcha desde la avenida 9 de Julio pasando por Avenida de Mayo y llegó hasta el Congreso de la Nación, con una cabecera compuesta por los dirigentes de innumerables comunidades, entre ellos Margarita Peñailillo de Originarios en Lucha, junto a compañeros diaguitas de la misma organización de Tucumán, qom y wichis de Chaco, de Rosario, ranqueles de La Pampa, portando en la cabecera un estandarte con el rostro del compañero Mártires López de Chaco. Marcharon junto a las comunidades compañeros de Asoma de La Plata, Unión Campesina de Chaco, y de la CCC de Capital Federal y el Conurbano Bonaerense, la CTEP, Barrios de Pie, FOL, y Fundación Techo. 
Una vez en el Congreso de La Nación –apostados sobe avenida Entre Ríos por más de siete horas mientras aguardaban la votación de los senadores– integrantes de diferentes comunidades y organizaciones fueron tomando la palabra. En las intervenciones estuvo el reclamo por la aparición con vida de Santiago Maldonado, desaparecido por Gendarmería en Cuschamen, las denuncias por desapariciones, aprietes y amenazas de terratenientes que usan la policía y la justicia a su favor para avanzar sobre sus tierras. Cada intervención ilustró cómo las comunidades sufren de distinto modo el avance del monocultivo de la soja, la contaminación de los ríos, la violencia por el atropello de una política extractivita, y el ferviente llamado a la unidad.
 
Vienen por nuestras riquezas y recursos naturales
Margarita Peñailillo de Originarios en Lucha denunció: “vienen por las pocas tierras que tenemos para que avance el negocio inmobiliario; en los pedregales y cerros, adonde nos empujó Roca, están todas las riquezas y recursos naturales por las que vienen los grandes terratenientes y monopolios extranjeros.
“Nosotros queremos cuatro años de prórroga porque si desde el 2006 hasta ahora no pudieron relevar el 100% de las comunidades, menos lo van a hacer en seis meses. Estamos hablando de una ley a la que no le destinan el dinero suficiente para recorrer las comunidades. Tenemos muchas leyes y convenios, pero los hermanos sufren desalojos, tenemos que seguir peleando por justicia por los más de 20 hermanos muertos durante el gobierno anterior por pelear por nuestro territorio contra los Benetton, Lewis, Tompkins, que quieren adueñarse de las últimas tierras que nos quedan. Por eso, el esfuerzo que hemos hecho para llegar hasta aquí es muy importante. La unidad de todos los pueblos originarios en conjunto con el pueblo argentino se tiene que reflejar en las luchas que llevamos en todo el país; hacer grandes multisectoriales, porque esta política no solo afecta a los originarios, sino a los campesinos pobres, a los hermanos que viven en las grandes ciudades”.
Ivana Morales de la Comunidad Diaguita de Tucumán contó que en esa provincia “hay muchos desalojos, incluso en comunidades relevadas”. Por eso una delegación se reunió con algunos senadores, para manifestarles “la oposición a cualquier reforma de la ley, que solo se prorrogue la misma ley, porque los proyectos existentes no nos favorecen a las comunidades”.
Gurmesindo Segundo, originario ava guaraní y presidente de Asoma, explicaba que es una alegría saber que se sigue luchando “para que muchos hermanos tengan título de propiedad sobre la tierra, para que no sigan expuestos a ser desalojados” porque “con el gobierno anterior se agravó la situación pero ahora se profundizó con este modelo de desarrollo racista, la desaparición de Santiago Maldonado es una muestra de esa política”, “una política de negacionismo, por eso salimos, para visibilizar nuestro drama”. 
Ramona Pinay de las comunidades qom de Chaco dijo “acá estamos los originarios, para aquellos que dicen que no existimos, estamos de todas las provincias. Somos dueños preexistentes de las tierras, a seguir unidos y firmes.”
Víctor Gómez, presidente de la Unión Campesina de Chaco denunció cuando con el gobierno anterior “fuimos a unirnos con los hermanos wichis, a los once días mataron al compañero Martires Lopez, y hoy este gobierno tiene otro desaparecido”. Denunció “el Master Plan turístico en la zona del Impenetrable, en lugar de un desarrollo para las comunidades, porque nosotros queremos vivir de nuestra propia tierra. No, que los extranjeros vengan a ver nuestra pobreza”.
Rolando Fregenal de la comunidad Solco Yampa de Tucumán dijo “hemos resistido a muchos gobiernos, y nosotros vamos a seguir luchando, porque queremos que se respete el derecho de los pueblos originarios porque tenemos muchas leyes pero desde el poder judicial no lo aplican, desconocen el derecho indígena. Así vamos a frenar los desalojos”.
Un integrante de Originarios en lucha de Rosario expresó “me siento en casa estando con mis hermanos que también quieren alzar su voz este día”.
La jornada finalizó con un abrazo, al conocerse la votación de los senadores de la nación, favorable a prorrogar la ley 26.160. 
 
 
 
Edicion: 
Hoy 1688 04/09/2017