Multitudinaria marcha a Plaza de Mayo

Verdad y Justicia por Santiago Maldonado

Printer-friendly versionPDF version
Fecha: 
02/11/2017 - 15:47

Tras 90 días de mentiras y encubrimiento, la Plaza de Mayo se colmó de gente exigiendo justicia y castigo a los culpables de la desaparición forzada y posterior muerte de Santiago Maldonado. 

El pedido de verdad y justicia continúa en un clima de manipulación especulativa del caso para manchar la memoria del joven asesinado y la lucha popular. En este contexto, Sergio Maldonado, hermano de Santiago, dijo en el discurso frente a miles en Plaza de Mayo  “no cuenten conmigo para sembrar odio y división en la sociedad”. Se vio obligado a aclarar algo que parece obvio, él sólo busca justicia para su hermano. Agregó luego, “reclamamos saber qué le pasó y quiénes son los responsables de su muerte, de entorpecer, encubrir y desviar la investigación de su desaparición y su muerte”. En este sentido, el Estado es responsable de la represión de la gendarmería aquel 1° de agosto en el Pu Lof de Cushamen, día en que desapareció Santiago. Así como también del esclarecimiento del caso y de todas las trabas que puso desde un principio a la búsqueda de la verdad.

En el palco, junto a Sergio Maldonado y su compañera, estuvieron Nora Cortiñas,  Adolfo Pérez Esquivel, Estela de Carlotto,  Diana Kordon, Lucila Edelman, y otras personalidades de organismos de derechos humanos. Desde el escenario se leyeron innumerables adhesiones al reclamo de justicia.

El acto, convocado por la familia de Santiago y organismos derechos humanos, contó con la presencia de partidos políticos, organizaciones obreras, estudiantiles y público autoconvocado. El PCR, PTP y la CCC ingresaron a la Plaza en la columna del Encuentro Memoria Verdad y Justicia.

 

No vamos a abandonar y vamos a pedir justicia todos los días, hasta que sepamos la verdad

Con emoción y dolor, Sergio Maldonado habló a los miles que estaban en la plaza:

"Hoy se cumplen tres meses del día que cambió para siempre la historia de mi familia y de la sociedad argentina. Para ser coherente con el pedido de prudencia con nuestra familia y como el informe definitivo de los resultados de la autopsia se encuentra en elaboración, no voy a decir nada sobre la investigación. Aunque parte de la sociedad, incluyendo medios de comunicación, quieran cerrar el caso de Santiago, olvidándose de lo que pasó en estos meses. Del marco en el que ocurrieron los hechos, y que una fuerza de seguridad del Estado, en este caso Gendarmería, tiene que dar cuentas de su accionar.

La noticia de la desaparición forzada de Santiago cambió todo. Trajo angustia, dolor y esperanza, sostenida en estos meses interminables. Hasta el momento donde confirmamos su muerte y comenzó su duelo. No estábamos listos para la muerte de Santiago. Y menos aún, para la exposición pública que el caso alcanzó.

No tenemos ni queremos ese tipo de asistentes para contar nuestra propia historia de dolor. Sabemos y aceptamos que eso nos coloca en franca desventaja, porque promovieron, armaron y ejecutaron un festival de canalladas, con un objeto turbio e inhumano, mintiendo impunemente sobre el caso, avalando teorías falsas y todo tipo de conjeturas.

Ahora sí, no cuenten conmigo para sembrar odio y división en la sociedad, porque desde el comienzo nuestro único reclamo ha sido saber la verdad y obtener justicia. Sin distinciones partidarias ni especulaciones electorales como quieren instalar.

Por último no quiero dejar de agradecer a cada persona que en esta plaza y en otras plazas del país, a cada organización social, que ha colaborado en la organización y difusión de todas las convocatorias, y apoyándonos en esta lucha. También acompañamos el sufrimiento y queremos saber la verdad y que tengan justicia todas aquellas víctimas que han sido desaparecidas en democracia. Esta solidaridad nos reconcilia a cada minuto con los mejores valores del ser humano y nos abraza.

Santiago era un pibe de paz, y en su memoria, una vez más, reclamamos saber qué le pasó y quiénes son los responsables de su muerte, de entorpecer, encubrir y desviar la investigación de su desaparición y su muerte. Hoy y cada día seguiremos firmes, pidiendo justicia por vos. Sólo así podrás y podremos descansar en paz.

¡Justicia por Santiago!

Gracias por acompañarnos y apoyarnos todos los días en estos tres meses. Gracias de corazón. No vamos a abandonar y vamos a pedir justicia todos los días, hasta que sepamos la verdad".

Edicion: 
Noticias 2017