La Prefectura balea a originarios en Río Negro

El asesinato de Rafael Nahuel

Printer-friendly versionPDF version
Fecha: 
29/11/2017 - 13:19

Otra vez la represión a los mapuches. Otra vez un muerto que pone el pueblo. 

 
Cuando literalmente estábamos velando a Santiago Maldonado, el sábado 25, supimos del asesinato del joven de 21 años Rafael Nahuel, en medio de una represión de la Prefectura Naval Argentina a integrantes de la comunidad Lof Lafken Winkul Mapu en la zona de Lago Mascardi, en Río Negro.
El jueves 23, el juez Villanueva mandó desalojar a integrantes de la comunidad que se encontraban en el Parque Nacional de Villa Mascardi. Más de 300 integrantes de la Prefectura, de la Policía Federal y de Gendarmería realizaron un operativo en el que fueron detenidos cinco mujeres con hijos de entre 1 a 10 años, que fueron liberados recién el viernes por la tarde.
Nahuel, que había ido a apoyar la reivindicación mapuche de vivir en sus tierras ancestrales, y que tiene en la comunidad a una tía paterna y una prima, estaba entre los que se retiraron a zonas montañosas, perseguidos por las fuerzas represivas. El sábado 25 la Prefectura atacó con balas de plomo a un grupo de mapuches. En esa represión fue herido de muerte Rafael Nahuel, e internados otros dos heridos de bala de la comunidad, en el hospital de Bariloche, ciudad distante a 35 km del lugar de la represión.
El gobierno nacional, por boca de su ministra de Seguridad Patricia Bullrich y del de Justicia, Garavano volvió a plantear la que es una de las “hipótesis de conflicto” preferidas del macrismo: los mapuches y sus reclamos de tierra y territorio. Bullrich llegó a decir que los mapuches “tenían armas de grueso calibre” y estaban en “una formación de tipo militar”, para justificar la “cacería”, como la calificaron los mapuches, en la que Nahuel fue baleado por la espalda.
El gobierno macrista, como quedó demostrado con toda su actuación en la muerte de Santiago Maldonado, profundiza la represión sobre las comunidades originarias, defendiendo los intereses de los terratenientes (sean sojeros o laneros), de las empresas imperialistas petroleras y mineras, y de los magnates como Lewis. En esta sucia tarea, el macrismo cuenta con la complicidad de los gobernadores provinciales de Chubut, Neuquén y Río Negro, donde se han concentrado las protestas y las represiones en los últimos tiempos. Protestas que vienen ya del tiempo del gobierno kirchnerista, contra las que el macrismo avanza con una fuerte represión que acompaña su discurso racista.
Varias organizaciones de derechos humanos, como las integrantes del Encuentro Memora Verdad y Justicia, y las propias comunidades originarias, denuncian que toda la región se encuentra militarizada, y advierten que hay varias personas  “que aún están en las montañas perseguidos por la represión a punta de ametralladoras y el  Estado no informa tampoco ni la identidad ni la situación de los heridos. Las fuerzas represivas han montado un operativo cerrojo que impide la llegada de abogados y cualquier tipo de acercamiento solidario al lugar”, afirma el EMVJ.
Repudiamos la creciente represión del gobierno macrista sobre los pueblos originarios, que es parte de su plan general de flexibilización, ajuste y entrega a favor de los monopolios imperialistas y los terratenientes. 
Despleguemos una amplia movilización para que haya juicio y castigo a los responsables de la muerte de Rafael Nahuel, y para que cese la represión al pueblo mapuche.