Hora Política Hoy N° 1660

El 24: ¡Todos a las Plazas!

Printer-friendly versionPDF version
Fecha: 
20/03/2017 - 21:52

A 41 años del golpe de estado de 1976 marchamos en todo el país contra la impunidad de ayer y de hoy, para impedir la reconciliación con los genocidas, y el intento de reflotar el protocolo antipiquetes

1. La pulseada contra el ajuste de Macri

Es extraordinaria la masividad con que se volcaron a la lucha y a las calles los docentes, el acto de la CGT, las mujeres en su día en todo el país, los desocupados y precarizados en la jornada del 15/3 de la CCC, la CTEP y Barrios de Pie. También muchos otros que son ocultados por los multimedios del sistema como los petroleros de Chubut, los campesinos pobres, medieros y originarios del Gran La Plata, los veteranos de Malvinas estrenando su Confederación, etc.

La lucha de los docentes, por sus salarios y en defensa de la educación pública, sigue ocupando el centro de la política nacional.

Macri se juega a recortar los salarios y las condiciones de trabajo. Para eso mandó al frente a Vidal a quebrar la lucha de los docentes con voluntarios, chantaje económico con el no pago de los días de paro y premio al que va a trabajar; y sanciones económicas y proscripción de los gremios. Es la receta de los gobiernos conservadores de la “década infame” que siguió al golpe de Estado de 1930; atrasa 80 años.

Los docentes siguen su lucha con asambleas, reuniones de cuerpos de delegados, el paro de 48 horas y la Marcha Federal Educativa el 22/3. Es la primera trinchera de lucha de todos los trabajadores: ¡Todos somos docentes! Si ellos triunfan, triunfamos todos.

 

2. Preparar el paro nacional activo y multisectorial

Junto al hachazo al salario, Macri negocia con los colaboracionistas del movimiento obrero, convenios como el de Vaca Muerta, que recortó los sueldos a la mitad, y liquidó la mayoría de las conquistas de los petroleros. Ya acordó Macri con el Smata (Pignanelli) y las automotrices, y negocia otro con la UOCRA (Martínez) y las constructoras. Son gremios que avalaron las suspensiones y los despidos. Ahora el gobierno se topó con el paro de los Petroleros de Chubut: contra los despidos y el convenio de Vaca Muerta.

Además, el gobierno negocia con monopolios exportadores (cerealeras, automotrices, etc.) y grandes terratenientes, una nueva devaluación del peso, que va a engordar los bolsillos de esos parásitos y sería otro hachazo a los salarios.

La rebelión callejera dejó en minoría a los sectores colaboracionistas con Macri. La CGT finalmente convocó al paro de 24 horas del 6/4. Encabezar las luchas, discutir en asambleas y cuerpos de delegados el paro nacional del 6/4, transformarlo en activo y multisectorial, y rodear de solidaridad la lucha docente, son cuestiones claves para la pulseada de pararle la mano al ajuste. Una pulseada que no será fácil, va a ser dura y prolongada.

 

3. Los negociados del grupo Macri

Muchos de los que le prestaron el voto a Macri en la segunda vuelta electoral, para sacarse de encima a Cristina, van calando al gobierno: ven que están mal, y que el futuro es para peor. Y ven los negociados del grupo Macri.

Primero fueron los “Papeles de Panamá” que destaparon empresas fantasmas en los paraísos fiscales. Le siguió el escandaloso acuerdo de la deuda del Correo. Luego la adjudicación de 90 rutas aéreas a sus empresas. Y se oculta que el grupo Macri, del que era un alto ejecutivo Mauricio, pasó de 13 empresas a 60 con los negocios que le dio la dictadura de Videla.

Ahora, para evitar escándalos, hicieron un “lavado de cara” de Iecsa, la mayor constructora del grupo Macri: pasó de las manos de Calcaterra (los primos de Mauricio), a accionistas de Pampa Energía, empresa donde está el millonario inglés Lewis, y otros socios y testaferros de Macri.

 

4. El gorilismo

Frente a las oleadas de pueblo en las calles Macri volvió a la carga con su protocolo. Si grandes masas se vuelcan a las calles, es porque el gobierno es sordo a las emergencias que sufre, agravadas por la política macrista.

Macri mandó a Michetti, la vicepresidenta, a hacer declaraciones sobre eliminar las elecciones intermedias, como la de este año; y proponer mandatos presidenciales de 6 años sin comicios intermedios.¿Será porque las encuestas para las próximas elecciones no le dan bien?

La represión a la protesta popular y el sueño de cheques electorales en blanco por 4 o 6 años,muestran al verdadero Macri: un gorila. Lo intentaron Duhalde, y Cristina cuando cerró la Plaza de Mayo y con la re-reelección. Así les fue. Y así le va a ir a Macri.

“Hace 14 meses poseían expectativas favorables [a Macri] el 71% y negativas apenas el 29%. Hoy, los desilusionados suman el 52% y los optimistas el 48%. (…) Lo que pierde el gobierno nadie lo cosecha. Cristina solo conserva a sus fieles. Masa se desmoronó, el resto del peronismo no asoma”. La afirmación es de Eduardo Fidanza, cabeza de la encuestadora Poliarquía y columnista de La Nación, en una nota titulada “Se debilita ‘el aguante’ al gobierno”, 18/3/2017).

Si lo dice un publicista de Macri…

 

5. El 24: ¡Todos a las plazas!

El gobierno va cumpliendo su acuerdo con los genocidas de la dictadura: van a sus casas, hacen campañas con la teoría de “los dos demonios”. Paso a paso van por la amnistía. Y paso a paso unifican policías, fuerzas de seguridad y fuerzas armadas coordinando la represión al pueblo. Por eso, este 24/3 hay que reventar las plazas contra esta política de impunidad y represión.

Y el 2/4, frente a la política de Macri de cambiar negocios por soberanía, junto a los veteranos: ¡1.000 plazas por Malvinas!

La rebelión en las calles de trabajadores, campesinos, originarios, mujeres, jóvenes, veteranos de Malvinas, castigó al gobierno, yrevolvió el escenario político. Puso en evidencia el gran debate político que hay en el pueblo.

El juego de Macri y Cristina de polarizar el escenario político se achica. Cada uno de ellos actúa en función del sector de las clases dominantes que integra. Los dos conservan fuerzas, pero se van reduciendo a los que los apoyaron en las PASO. En ese escenario revuelto, todos hablan y negocian con todos, y ninguno tiene los votos comprados.

Las masas quieren ser protagonistas, buscan pararle la mano a Macri; forzarlo a que resuelva sus sufrimientos. Y Cristina trata de apurar los tiempos para zafar de sus juicios por corrupción.

Las luchas y el debate en las masas abren una situación muy favorable para construir una gran fuerza popular, patriótica y democrática. Es una situación muy buena para seguir encabezando las luchas, y sumergirse en ese gran debate político para construir esa gran fuerza popular.

El PTP va a completar con un acto su Congreso Nacional, el PCR va por su campaña de afiliación. Las fuerzas que integramos el Frente Popular, trabajamos para unir antes, durante y después de las elecciones, con las particularidades de cada provincia, a los que estamos juntos en las calles, y a fuerzas, sectores y personalidades que quieren ese frente popular, patriótico y democrático. Con ambición de poder, acumulando fuerzas con un proyecto de Nación que acabe con la dependencia y el latifundio, la corrupción y las mafias, y construya la patria nueva.

firma: 
Escribe Ricardo Fierro
Edicion: 
Hoy 1660 22/03/2017