Por aumento de salario y reducción de la jornada

Huelga metalúrgica en Alemania

Printer-friendly versionPDF version
Fecha: 
24/01/2018 - 14:13
En Alemania los trabajadores metalúrgicos realizaron las jornadas de huelga más importantes en los últimos 30 años. Desde el sindicato IG Metall se convocaron a paros parciales en centenares de establecimientos industriales, y afectaron a 160 mil obreros de todo el país.
Los reclamos principales son un aumento en el salario, el cese de los despidos, y una semana de 28 horas para los trabajadores que necesiten ocuparse de atender a sus familias.
Los estados alemanes de Baviera, Baden-Württemberg y Renania del Norte-Westfalia, sede de importantes empresas metalúrgicas y de ingeniería, fueron los más afectados por la huelga, que paralizó durante algunas horas compañías como Thyssenkrupp, Siemens, Caterpillar, Daimler, Airbus, Mercedes, Porsche, Ford o Miele.
Mientras las patronales ofrecen un 2% de aumento, el IG Metall, que nuclea a casi 4 millones de afiliados de las distintas ramas de la metalurgia y la electricidad, reclama un 6% de aumento.
El pedido de una semana laboral de 28 horas es por un máximo de dos años, con el pago de una parte del salario perdido (la semana laboral es de 35 horas) a cargo de la empresa, y la garantía de la conservación del puesto de trabajo. Este reclamo está fundado por un lado en los pedidos de trabajadores jóvenes con niños pequeños, en los que deben cuidar a los adultos mayores que hay en la familia, y además por los que trabajan y estudian, para poder terminar o avanzar en sus carreras.
En esta lucha tienen un papel importante los jóvenes cuyos empleos son temporales, quienes exigen ser pasados a planta permanente. Entre los aprendices, que hay muchos que son a la vez estudiantes, se pide por un día libre antes de cada examen.
En las distintas marchas, algunas muy masivas, los trabajadores han expresado preocupación por las crecientes fusiones de empresas, que amenazan con el recorte de puestos de trabajo.