Femicidio en Gualeguay, Entre Ríos

Ni una Micaela menos

in
Printer-friendly versionPDF version
Fecha: 
12/04/2017 - 14:07

Reproducimos un documento conjunto del PTP, el PCR, la JCR y la CCC de Gualeguay. 

El pueblo de Gualeguay se conmovió por la desaparición y el asesinato de Micaela García. Para nosotros no es una más, como tampoco lo es María Morales, asesinada hace pocas semanas en Galarza. La aparición de su cuerpo, abandonado como si fuera un desecho cerca de la estancia Seis Robles es una muestra más de que debemos avanzar mucho sobre la problemática de género. No podemos permitir que cada 18 horas se sigan cortando los sueños, las luchas, las ideas y las vidas de miles de mujeres de nuestro país. 
 
Una cadena maldita
 
Sebastián Wagner es el último eslabón de una cadena maldita. Este violador serial, perdonado por uno de sus delitos sexuales y liberado tras cumplir menos de la mitad de su condena actuó cobijado por un sistema judicial que es absolutamente permisivo con los delitos contra las mujeres.Su nombre será tristemente célebre, por haber evidenciado una vez más la importancia del registro nacional de violadores, que tiene sanción pero no reglamentación. Lo mismo que nada.
Dicho sistema judicial tiene un personaje saliente, el juez de Ejecución Penal Carlos Rossi, quien le otorgó la libertad condicional a Wagner con sólo algunas recomendaciones, lo que constituyó en los hechos vía libre para volver a violar. También debemos mencionar al ex fiscal Diego Young, quien arregló con la defensa de Wagner la condena a sólo nueve años de prisión por los hechos ocurridos en 2010, lo que fue convalidado por el tribunal conformado por López Moras, Bonifacino y Di Pretoro en lo que se llama eufemísticamente “juicio abreviado” (que no es más que una confesión a cambio de una pena menor a la que recibiría el imputado si fuera encontrado responsable en un debate). Como bien señala el periodista uruguayense Martín Barral, entre los antecedentes de Young y López Moras –fiscal y juez respectivamente– está compartir la responsabilidad de que el asesinato de Flavia Schiavo, joven uruguayense descuartizada en 1999, quedara impune. Finalmente, debemos señalar a Jorge Amílcar Luciano García (alias “Coque”), el procurador general de la provincia, ex magistrado también en el caso Flavia al igual que su mujer, Marcela Badano (actual vocal del Tribunal de Casación). García, uno de los hombres más poderosos políticamente de la corporación –jefe de todos los fiscales– es el principal instigador de la utilización del “juicio abreviado” en Entre Ríos.
 
La vida se detuvo hasta que apareciera Micaela
Desde aquel maldito sábado 1° de abril en el que desapareció Micaela mientras volvía a su casa, el pueblo entero se movilizó para colaborar en su búsqueda. También lo hicieron los poderes (después habrá que investigar a fondo el accionar del Estado), pero fue absolutamente conmovedor el hecho de ver a la ciudad empapelada con el rostro de una joven que se encontraba desaparecida. Los vecinos aportaron sus cámaras, sus autos, su conocimiento de la zona de chacras, sus lanchas, sus botes, sus bicicletas, sus manos, sus horas de sueño. La vida se detuvo hasta que apareciera Micaela. En esos momentos tan tristes, lo mejor del pueblo se hizo evidente. La marcha de despedida, de este sábado por la noche, mostró a una plaza absolutamente colmada reclamando Justicia de verdad y con mayúsculas y acompañando a familiares y amigos en el dolor. Sin embargo, tal como expresa la Multisectorial de Mujeres recientemente creada en Gualeguay, no podemos dejar que este hecho se vaya olvidando con el tiempo. Debemos exigir que se avance y de verdad en lo que el movimiento de mujeres viene reclamando desde hace mucho tiempo en todo el país. Por eso, exigimos:
 
  • Justicia por Micaela.
  • Castigo ejemplar para el asesino y sus cómplices.
  • Enjuiciamiento y destitución del Juez de Ejecución Penal Carlos Rossi y toda la cadena de responsabilidades judiciales que permitieron a Wagner cometer esta atrocidad.
  • Urgente implementación de la Ley de Emergencia en Violencia contra las Mujeres, que entre otras cosas supone la creación de casas refugio para las víctimas, cosa que al día de hoy no existe en Gualeguay, aun habiéndose sancionado una ordenanza.
  •  Castigo a los responsables políticos que han dilatado las respuestas a los reclamos históricos de los movimientos de mujeres.
  • Que se reglamente la ley que establece la creación del registro nacional de violadores.
  • Modificación del código penal en lo que respecta a penas, atenuantes y posibilidad de libertad condicional para violadores. Inmediata destitución del juez Rossi.
  • Basta de femicidios.
  • Basta de impunidad.
  • Ni Una Menos. 
Edicion: 
Hoy 1663 12/4/2017