Los pilares del Encuentro

¿Qué son los Encuentros Nacionales de Mujeres?

in
Printer-friendly versionPDF version
Fecha: 
11/10/2017 - 14:20

Desde el año 1986 las mujeres de la Argentina fuimos construyendo este evento único en el mundo, que es columna vertebral del movimiento de mujeres.

Los encuentros no tienen dueños, se basa en los siete pilares que lo sostienen, y a pesar de los intentos no lograron cambiar su carácter. Las mujeres se adueñaron de su espacio, lo defienden porque los encuentros “se metieron en el corazón de las mujeres”. Cuando hablamos de los pilares decimos que son:
Plurales: se expresan todas las ideas y opiniones, ninguna está por encima de la otra.
Democráticos: asistimos mujeres de todos los orígenes y clase.
Horizontales: no existen títulos ni jerarquías.
Federales: la sede es una provincia distinta cada año, elegida por las mujeres.
Autónomos: no responde a los gobiernos ni a los partidos.
Autosostenidos: se sostiene con el trabajo de todas.
Autoconvocados: las mujeres nos organizamos en cada lugar para poder realizarlo.
 
Cómo funcionan los Encuentros
Son tres días donde las mujeres ponemos en palabras lo que nos pasa, en cada instancia esos siete pilares están presentes:
Apertura: después de un año de intenso trabajo, las mujeres de la Comisión Organizadora nos dan la bienvenida. Ponen en manos de las mujeres y muestran como a partir de ese intenso trabajo una vez más “el encuentro es de todas”.
Talleres: corazón de los encuentros, en más de 70 temáticas las mujeres elegimos en cuál participar. Si bien la Comisión Organizadora propone un programa, los talleres son autónomos, con una coordinadora que es la que cede la palabra y organiza el debate se va dando vida a esta instancia. En día y medio, el corazón de los encuentros late con fuerza en las voces de todas, practicamos el consenso y no existen títulos ni jerarquías.
La marcha: cada uno de estos 31 años las mujeres luego de dos días de intenso debate en los talleres, salimos a marchar por las calles de la ciudad sede. Apoyadas en la autonomía de los encuentros la comisión organizadora diagrama un recorrido y somos las mujeres las que lo llevamos adelante, acompañadas por las consignas que cada una decide.
Peña: con mucha alegría nos encontramos en la peña. Esta instancia la van construyendo desde la comisión organizadora y es el evento cultural donde las mujeres disfrutamos de los números ofrecidos por los artistas que se hacen presentes en el encuentro.
Cierre: es la última instancia, donde las mujeres nos despedimos hasta el año siguiente y elegimos la nueva sede. Los diferentes lugares que quieren ser sede se presentan y se eligen por aplauso, en esta instancia cada lugar trasmite por qué quiere ser sede y las mujeres decimos donde queremos llevar el encuentro.
 
¿Por qué en los encuentros no votamos?
En primer lugar, porque es un encuentro de mujeres y no una asamblea, plenario y/o congreso. Fue justa la definición del primer Encuentro Nacional de Mujeres que se realizó al definir la modalidad y el tipo de funcionamiento, que ha permitido su continuidad a lo largo de estos 32 años y que son los talleres y no los paneles.
Su funcionamiento horizontal y democrático, hace que la experiencia de vida y de lucha de todas pueda ser compartida colectivamente. Vemos que lo que le pasa a una, les pasa a muchas, que no estamos solas. Es una gran escuela, en donde todas aprendemos de todas. No hay mujeres más importantes que otras, no hay expertas que nos “enseñen”. 
Al estar en el centro de los talleres la vida y la lucha de las mujeres, ¿qué votaríamos? ¿qué tendríamos que votar en los talleres? El funcionamiento por consenso permite que las alegrías y los sufrimientos de todas, que las luchas gigantescas que protagonizamos en el país, sean todas incluidas en las conclusiones. 
Edicion: 
Hoy 1689 11/09/2017