Unidad de los trabajadores de la Alimentación

Reincorporación ya de los trabajadores de Molinos

Printer-friendly versionPDF version
Fecha: 
17/01/2018 - 13:50

La empresa Molinos Río de la Plata despidió a seis trabajadores. Inmediatamente hubo paro total y asambleas en los tres turnos. El gobierno ordenó conciliación obligatoria pero la empresa incumple la reincorporación.

El jueves 11, en la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación, mientras se reunían los representantes del Sindicato y la Comisión Interna y de la empresa en el Ministerio,  afuera, compañeros de la CCC de la Capital Federal, de la Zona Sur de Gran Buenos Aires, y una delegación de compañeros de la Comisión Interna de Kraft, acompañaban a los trabajadores de Molinos Río de la Plata que se presentaban para discutir la reincorporación de los seis. 
Luciano Greco, trabajador despedido de Molinos Río de La Plata de la planta Esteban Echeverría explicaba a este semanario: “Venimos para exigirle a la empresa la reincorporación de los seis compañeros que fuimos despedidos de la planta de Esteban Echeverría. La empresa no acata la conciliación obligatoria que el gobierno dictó a partir de la cero hora del 10 de enero. Con lo cual está fuera de la ley”. 
A continuación, explica: “Estos despidos se producen en un contexto donde en la planta se venía discutiendo en las asambleas el tema de la reforma laboral, la reforma previsional, donde habíamos participado del paro total en la planta, que fue convocado por la CGT el 18 de diciembre. Mucha bronca en los compañeros. También hubo bloqueo de portones por el bono de fin de año, donde se le sacó 6 mil pesos a la empresa para fin de mes. 
“El 8 de enero nosotros nos presentamos a trabajar normalmente como todos los días, y la empresa, a través de un escribano y el responsable de recursos humanos no nos permite el ingreso, reforzó con custodia policial, con más guardias de seguridad, intimidando a los compañeros. Nosotros creemos que todo esto es una maniobra de la empresa para hacer pasar el ajuste del gobierno de Macri, golpeando principalmente a seis compañeros que venimos participando activamente en la vida del sindicato de trabajadores de la industria de la Alimentación, donde tres de nosotros fuimos delegados muchos años en la planta de Molinos de la planta Barracas, y los otros compañeros han sido candidatos y fiscales o promotores de la lista Celeste y Blanca para las últimas elecciones del  gremio de la Alimentación. 
 
La empresa incumple la conciliación obligatoria 
“La empresa incumplió desde el primer momento, no nos permitió a ninguno de los seis ingresar a la planta, con lo cual está fuera de la ley.” 
El compañero de Molinos explicaba que las expectativas de la reunión eran que tanto el Ministerio como el Sindicato, la conducción del Sindicato y la Comisión Interna presionen a la empresa “para que cumpla con esta reincorporación que es justa, que es lo que marca la conciliación. Y en esos términos, con los seis adentro discutir la reincorporación. Porque así, los despedidos desde afuera, la empresa lo que quiere meter es la presión a los compañeros, la duda, el miedo, la división para que no se vuelva al paro, para decir que nosotros somos los únicos despedidos que va a haber. Mintiendo para que no resurja el paro total como se hizo el 9 de enero”. 
 
Si pasan los seis despidos, la empresa va a ir por más 
Sobre el clima, Greco explicaba: “Adentro de la empresa hay una gran cantidad de compañeros que plantean que tenemos que volver al paro en caso de que la empresa no reincorpore. Y hay también   compañeros a quienes esta situación de despidos que estamos viviendo en todo el país les genera duda, temor, pero nosotros creemos que ese miedo y esas dudas las tenemos que sacar en asamblea, las tenemos que hablar con franqueza y decir que acá si pasan los seis despidos, la empresa va a ir por más. Si la empresa, sin reforma laboral hace esto, no pensemos cómo va a quedar una vez votada esta reforma laboral. 
“Detrás de cada uno de los seis despedidos hay una familia, somos todos compañeros con hijos. Mi mujer, durante la audiencia estaba internada para tener familia, mi primer hijo. Vivirlo en estas circunstancias habla de la insensibilidad total de la empresa hacia la situación nuestra como trabajadores y seres humanos”. 
 
Solidaridad 
“Ahora estamos con los compañeros de la Corriente Clasista y Combativa que siempre nos han ayudado, que siempre acompañan la lucha de los trabajadores de Molinos, a quienes les agradecemos, al igual que a los compañeros del PCR. Y también compañeros de algunos medios y de otras organizaciones que vienen a acompañarnos y solidarizándose, con quienes estamos muy agradecidos”. 
El 22 de enero habrá una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo. Los compañeros plantean la necesidad de estar más unidos que nunca en esta lucha, con medidas concretas.