Marcha del orgullo gay en la ciudad de Santa Fe

Iguales en la diversidad, vivir libre en un país liberado

Printer-friendly versionPDF version
Fecha: 
13/12/2017 - 14:39
Luego de meses de organización, decenas de reuniones, comisiones y preparativos en la Mesa del Orgullo Santa Fe, junto a 25 organizaciones de la diversidad sexual, partidos políticos y movimientos sociales se realizó la segunda Marcha del Orgullo lésbico, gay, bisexual, trans, intersex y queer (Lgbtiq).
El 3 de diciembre, la costanera de Santa Fe se fue llenando, una columna que superó ampliamente las mil personas, se encolumnó detrás de la consigna ¡cupo laboral trans ya! salimos a la calle, a mostrar que existimos, que estamos vivos, que sentimos cada golpe, cada insulto y cada desprecio a cada compañero/a del colectivo como si fuera propio, que no queremos más travesticidios y que nuestras formas de sentir/amar/vivir son legítimas y deben ser respetadas.
Bajo un fuerte sentimiento de repudio a la política macrista, la marcha expresó las amenazas que implica la política de Cambiemos para las identidades sexuales disidentes. Esto se expresó durante toda la marcha con cantos, pancartas, gritos, brillo y banderas color arcoíris de hombres y mujeres, repudio y bronca que se resumió en el documento consensuado en la Mesa del Orgullo. En el mismo, repudiamos la reforma laboral que precariza nuestras formas de vida y que dificultan aún más el ingreso de personas Lgbtiq al mercado laboral. Rechazamos el protocolo de detención para personas del colectivo Lgbtiq que impulsa la ministra Bullrich, como parte de la escalada represiva contra el pueblo para hacer pasar el ajuste y que ya se llevó la vida de dos jóvenes en hechos represivos, Santiago y Rafael. Al grito de fuera Bullrich, pedimos justicia por ambos y la restitución de tierras para el pueblo mapuche. También exigimos justicia por las más de 25 compañeras trans asesinadas en el año 2017. Exigimos la plena implementación de la Ley de Identidad de Género, específicamente que exista presupuesto para los tratamientos médicos y que no haya más discriminación de la corporación médica. 
Para avanzar en una sociedad más diversa es necesaria la plena implementación de la Ley de Educación Sexual Integral, por eso rechazamos la injerencia de los sectores reaccionarios de la iglesia y el intento del gobierno de sancionar una supuesta “ley de libertad religiosa” que legitima actos de discriminación en la administración pública. Exigimos la separación inmediata de la iglesia del Estado.
El PCR y la JCR de Santa Fe marchamos junto a compañeros del ALDE, META y la Corriente Tecnológica, la CCC y Voces en Rebeldía bajo la consigna que dio origen a las marchas de Orgullo: “iguales en la diversidad, vivir libre en un país liberado”. Entendemos que en una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política. Los últimos años hemos asistido a una escalada en los hechos de violencia hacia personas con orientación sexual no heterosexual, solo en 2016 se denunciaron más de 31 casos de homofobia y los asesinatos de personas trans no se detienen. Por esto, es que planteamos la necesidad de integrar a las luchas contra la política de Cambiemos los reclamos de las identidades sexuales disidentes, visibilizarnos es la forma de que el Estado nos reconozca, el orgullo es nuestro método de lucha, la calle es lo opuesto a los closets. Como nos dijo la compañera Diana Sacayán, al calabozo, no volvemos nunca más. 
 
 
firma: 
Corresponsal
Edicion: 
Hoy 1698 13/12/2017