Entrevista a Sergio Maldonado, hermano de Santiago

“Investigan a la víctima, no a los posibles responsables”

Printer-friendly versionPDF version
Fecha: 
20/09/2017 - 14:59

Durante las Terceras Jornadas de Derechos Humanos y Psicología en la Facultad de Psicología (Universidad Nacional de Rosario), organizadas desde la conducción del Centro de Estudiantes (ALDE), entrevistamos al hermano de Santiago Maldonado.

 
El Congreso y la presencia del hermano de Santiago Maldonado, tuvieron una amplia cobertura de los medios de comunicación. Sergio Maldonado nos dio esta entrevista en exclusiva a compañeros de la JCR para que sea publicada en la Chispa y el hoy.
 
—¿Qué los convocó a venir a la jornada de DDHH en Psicología?
–Principalmente fue gracias a Nora Cortiñas, hacía una semana que estaba con nosotros acompañándonos. No teníamos idea de la dimensión que tomó esto, lo hacíamos en solidaridad con ella porque nos estaba acompañando, y no estamos arrepentidos para nada. Vemos la cantidad de gente que se juntó acá, toda la manija que le dieron al tema, el apoyo, así que la verdad muy agradecidos.
Esto de verlos a ustedes con remeras, ver carteles, las fotos, murales. No tomábamos dimensión. Estar acá es para que no pase ningún otro Santiago. Lo que están haciendo ustedes es parte también de lo que hace él, involucrarse en causas, y todos están expuestos en mayor o menor medida.
 
—¿Cómo vienen llevando adelante la lucha por la aparición de Santiago?
–En principio, nos sentimos apoyados por todos, en la calle, desde la página de Internet (www. santiagomaldonado.com), no sólo nos acompañan, sino que nos mandan canciones, textos, cuadros, fotos, murales. Abrazos en las calles. Parece algo cursi, pero está bueno. No hace falta ni hablar. Y acompañados por un montón de asociaciones sociales, sindicales, todo el mundo. Políticos también, más allá de que después digan que esto es un tema político, cada uno lo toma como quiere, pero de todos lados viene bien el apoyo, cada uno de la forma que lo tome, si lo hace por interés o no, será problema del que lo hace, a nosotros nos viene bien el apoyo de todos los partidos. 
 
—¿Cómo ven el procedimiento que está llevando adelante el gobierno nacional en cuanto a la búsqueda de Santiago?
–Un desastre. Desde el principio. Investigan a la víctima, en vez de investigar a los posibles responsables. Todo al revés. Es parte de la desaparición forzada de personas negar que desapareció, negarnos información. Negar que fue una fuerza del Estado, embarrar diciendo cosas de Santiago. Y si así fuera, si Santiago fuera el super terrorista, no hay derecho a hacer lo que están haciendo. Estuvieron más de un mes para reconocer que realmente estaba ahí, ahora de buenas a primeras está involucrada Gendarmería. Todo eso es parte de la desaparición forzada, negaron todo esto, y cuando no les quedaron más hipótesis falsas, tuvieron que empezar a reconocer, mandar al frente a algunos, como lo están haciendo ahora, pero no realmente a los culpables. De hecho fueron a declarar hoy tres gendarmes. Nos rechazaron el pedido que intervenga la ONU. Es una falta de respeto a todos, a la familia y a la sociedad, el mensaje que dan es que “no hay justicia y hacemos lo que queremos”.
 
—¿Qué les genera la lucha de Santiago con la causa de los pueblos originarios?
–No sé si usar la palabra orgullo, pero sí me parece que está bueno que por causa de él, se puso en debate el tema de los pueblos originarios. Si Santiago vale para eso, bienvenido, es doloroso, pero es la realidad. Eso lo comprendemos con una gran parte de mi familia.
 
—¿Cómo siente el apoyo de Nora Cortiñas?
–Importantísimo. Desde un principio nos estuvo acompañando. Pasamos por muchos estados de ánimo: shock por lo que estaba pasando, lloramos mucho, siempre estábamos con Nora. Ella estuvo presente cuando se comunicó el secretario de Seguridad Interior Gerardo Milman, ella fue testigo de todo lo que nos pasó ahí, en esa reunión, que no era que nosotros no lo queríamos atender, sino todo lo contrario, no nos querían encontrar.
Ella es parte de nuestra búsqueda por Santiago, igual que muchos otros organismos más, Taty Almeida, Lita Moltoni, Buscarita. Norita fue la primera que estuvo con nosotros, la ves con 87 años y no lo podés creer. Parecen abuelas de toda la vida.
 
—¿Ustedes creen que hay una relación en la lucha por Santiago y los demás desaparecidos en democracia, como Julio López?
–Sí. Nosotros nos solidarizamos con todos porque lo vemos desde el punto de vistade víctimas, de familiares. En todos los casos, mas allá de que sean o no desaparición forzada de personas, pasás por lo mismo, el Estado no te reconoce que tuvo algo que ver. Yo hablo con Rubén López, que nos apoyó. Y si bien no está demostrado que fueron las fuerzas de seguridad, pero todo indica que sí. Forzada o no probada, es una desaparición igual. Al igual que muchos otros casos de gatillo fácil cuando interviene la policía. Son diferentes situaciones, pero todos sufrimos igual, el mismo desprecio, la misma angustia, la misma búsqueda por la justicia. Por ahí este caso tomó más notoriedad que otros. Pero hay un montón de casos y fueron en democracia.
 
—Se viene llevando un debate en las instituciones educativas sobre si es pertinente hablar sobre estos casos ¿qué les transmitiría a docentes, estudiantes y padres?
–Me parece bien que se informe. Es un tema que prendés la tele y está. Es diario. Y está relacionado con los derechos humanos. La escuela es el lugar donde uno tiene que aprender, yo no veo porqué un padre se tiene que enojar y estar en contra, cuando no es que es algo “político” sino relacionado a la vida y los derechos humanos.
 
—¿Les gustaría dejar un mensaje?
–Nos gustaría hablar de Santiago. Es una persona solidaria, con ideales bien claros. Es solidario, de ponerse en el lugar del otro, del sufrimiento del otro. Tiene muchos amigos, se armaron diferentes marchas en un principio porque tiene amigos en provincias en Chile.
Santiago le puso el cuerpo, fue hasta allá, acompañó a la comunidad que viene golpeada hace muchos años, ya en enero la comunidad tuvo un episodio igual a éste.
Estamos hablando de familias, no un pueblo de 30.000 habitantes, que están luchando porque les devuelvan las tierras. Viven en un lugar inhóspito, están alertas las 24 horas pendientes de que en cualquier momento entre la Gendarmería y los vaya a matar. Ellos en un primer momento no querían testificar porque no tenían las garantías para que no les pase nada después. Por eso Santiago los acompañó. En el primer corte de ruta eran siete personas, cuando supuestamente es un gendarme cada cuatro personas, había como para una manifestación de 500. 
El mensaje es que hay que involucrarse, como Santiago, cada uno desde su lugar. Como él fue ahí, ustedes están difundiendo estas cosas.
 
Al término de la entrevista les contamos sobre el caso de Julia Rosales, y transmitieron estas palabras: “Es un mensaje para que no te metás. Y esta bueno plantarse y decir ‘No nos van a callar’”. 
 
firma: 
Corresponsal
Edicion: 
Hoy 1686 20/09/2017