Hoy 1444 / Centro de Estudiantes de Ciencias de la Educación Entre Ríos (comunicación-educación)

La recuperación de un Centro para la lucha

Printer-friendly versionPDF version
Fecha: 
07/11/2012 - 18:35

El 31 de octubre se realizaron las elecciones. 548 estudiantes ejercieron el derecho a votar en su gremio. Triunfó el FUEL con 224 votos, frente conformado por el Movimiento 20 de Diciembre (CEPA-independientes), Movimiento Crear e Indignados (MST-independientes). El kirchnerismo abierto sólo logró 54 votos.

Durante 3 años el kirchnerismo en sus distintos matices, primero la José Martí (hoy declarados PCCE), luego el frente conformado por La José Martí y La Colectiva, y por último La Colectiva, condujeron el Centro de Educación-Comunicación. Sus posiciones durante los años de conducción nunca fueron abiertamente a favor del gobierno, pero se sucedieron varios hechos que marcaron el paso de su posición “neutral” al apoyo crítico y por momentos a defender lo indefendible. Los dos últimos años con La Colectiva a la cabeza de la conducción y con su carátula de “independientes” (donde La Martí declaró el apoyo abierto a CFK), jugaron esta posición que ante la situación política cada vez se les complicó más sostener, y se vieron obligados a tener que jugar un rol más activo, diciendo poco pero actuando mucho.
Algunos hechos: Marcharon en la columna oficialista el 24 de marzo e incluso firmaron el documento que tenía como actor principal de los avances en la lucha por los DDHH a Néstor Kirchner. Realizaron el Enced en la ciudad de Paraná con gran ayuda económica del rector Gerard (ex funcionario del gobierno de Entre Ríos, miembro de la Cafesg, y funcionario de la universidad durante la dictadura), que llegó por intermedio de la Facultad. Al Enced lo abrió Blanca Osuna, actual intendenta de Paraná (una de las mimadas de Cristina), y tuvo un panel central el secretario de Políticas Universitarias de la Nación. Entre otras cosas fueron obligados por los estudiantes de Ciencias de la Educación a salir a apoyar la lucha de la Uader, ya que su posición era la misma que sostenía la JP y el mismo Urribarri frente al conflicto. Fueron parte de la ruptura K de la FUA incorporándose al MPE. De todas maneras, por contradicciones internas y la necesidad de mantener el Cefce nunca blanquearon su apoyo.
En las elecciones de 2011 el Movimiento 20 de diciembre (M 20/12) se posicionó en segundo lugar (100 votos debajo de La Colectiva). Veníamos de las elecciones nacionales donde CFK había obtenido el 54%. Midiendo esa situación, porque una parte de los estudiantes la había votado, el M 20/12, (golpeado por derrotas anteriores, recambio en sus militantes, poca iniciativa) logró intervenir en la escena con la consigna “Por un centro de estudiantes independiente de las autoridades y el gobierno”, consigna que trabajaron durante todo el 2012, que para una parte de los estudiantes fue donde se vislumbró una posición política opositora y con argumentos.
Una gran campaña activa electoral con plataforma programática
Este segundo lugar medido en las urnas dio un gran aire a la agrupación, que este año cumple 10 años de lucha, impulsando a los compañeros a un cambio de línea respecto del crecimiento, las iniciativas y actividades, la presencia en la facultad, etc. Desde inicios de año fueron los primeros en presentarse a los ingresantes, y frente a cada hecho político tomar posición con gran aceptación de los estudiantes, casos como la situación de Famatina, la Ley Antiterrorista, el 24 de marzo, generaron una gran corriente de opinión que se referenció en la agrupación, sumando una decena de nuevos compañeros a transitar el proceso de recuperación del Cefce.
A poco de estos hechos estalló el conflicto en Uader, donde la agrupación, junto a otras con las que compartimos el Frente, planteó la necesidad del apoyo. Con iniciativas de paneles debate, clases públicas con invitados de esa universidad y asambleas para tomar posición, se arrastró a la conducción a la calle y cientos de estudiantes de Educación marcharon en esa columna. Fue el único Centro de UNER que estuvo presente.
Sumado a esto, las iniciativas académicas que nos diferenciaron de la anterior conducción del Cefce, como las primeras jornadas de Ciencias de la Educación autosostenidas, la actividad de DDHH con Quique Mosquera en la semana de la memoria, el panel sobre la Facultad durante la dictadura, lograron una gran simpatía en los estudiantes. Principalmente en la carrera de Educación, donde una gran corriente crítica no se traga el verso de los grandes congresos educativos K como el Enced, donde todo está armado y sin posibilidad a la discusión y el disenso, y apuesta al debate sobre la real situación actual de la educación, queriendo ser partícipe en las decisiones y en los procesos de cambio.
Desde aproximadamente mitad de año el M 20/12 y el Movimiento Crear (quienes tenían una gran confluencia en posiciones políticas) conformaron el Frente de Unidad de Estudiantes en Lucha (FUEL), de unidad programática y comenzaron un camino de construcción hacia las elecciones, trabajando juntos iniciativas muy importantes como la de Ley de Medios con Carlos Del Frade, panel sobre la situación de los trabajadores de El Diario, entre otras, y saliendo a abordar a los estudiantes con la necesidad cada vez más clara de recuperar el Centro. Más adelante se sumó Indignados. El Frente logró grandes acuerdos como la necesidad de pelear por una universidad democrática, científica y popular, la defensa de la educación pública, la unidad de los sectores populares para enfrentar la crisis, siendo parte convocante de la masiva movilización del 10 de octubre a Casa de Gobierno.
Una gran campaña activa electoral con plataforma programática, volantes, videos, carteles, banderas, entrevistas, presentaciones culturales, se sucedió en los últimos 10 días. No hubo estudiante de la facultad que no conociera por qué se armó El Frente y quiénes eran. Abordaron los cursos y los pasillos con la actitud de un Frente que tiene la convicción de dirigir el Cefce partiendo de las necesidades estudiantiles, y no del gobierno de turno. Una campaña con cuentas claras de autofinanciamiento, donde todos los estudiantes podían conocer los gastos. La unidad fortaleció el frente de los sectores que estuvieron en lucha todo el año, superando las diferencias secundarias, una cantidad de militantes no descansaron hasta el último día de veda electoral, y a pesar de las maniobras por desprestigiarlos (manotazos de ahogados), la actual conducción no pudo frenar el gran caudal de votos.
Quedan grandes desafíos para el próximo año. Será necesario mantener la unidad lograda y pelear por fortalecer un Cefce tendencializado, que lejos de ser una herramienta para los estudiantes, se utilizó para intentar frenar el descontento estudiantil (marcado además en los votos al PCCE), e intentar mantener el maquillaje de “la unidad latinoamericana y el proceso de cambio actual de la Argentina” que quiere vender este gobierno.