Punta Lara, Ensenada

La Educación Pública se defiende con la unidad de docentes, padres y alumnos

Printer-friendly versionPDF version
Fecha: 
19/08/2016 - 19:27

La Escuela Primaria Nº 6 de Punta Lara, es una institución educativa de 108 años, donde transitan 500 niños/as de la zona más vulnerable del “fondo” de Ensenada.

La escuela estuvo varios años sin mantenimiento, con baños tapados, goteras, rotura de vidrios y puertas, caída de cielorraso, inundación cuando llueve, y el techo en estado crítico. A lo largo de esos años los docentes junto con la comunidad educativa hacíamos reclamos reiterados para que se revierta la situación.

Después de plantearle a Infraestructura del gobierno de Scioli, el municipio K de Ensenada se hace responsable de la obra y se decide volver a reparar la totalidad del techo de tejas coloniales. En ese momento, los docentes y la comunidad educativa, lo tomamos como un triunfo.

 

Las asambleas: la comunidad educativa de la escuela tomando las decisiones

En febrero de 2016, cuando los docentes volvemos a nuestro trabajo nos dimos cuenta que “no teníamos escuela”, lo obra no estaba terminada y no se habían cumplido los plazos de obra.

Los docentes junto con algunos auxiliares, tomamos la decisión de organizarnos en asambleas para hacer frente a la situación que nos encontrábamos. Esto también era demandado por las familias, ya que querían saber si se iniciaban o no, las clases. Al mismo tiempo los docentes nos plantábamos en la discusión por nuestro salario. Ahora no era que no había clases por el Paro docente: la obra de la escuela no estaba terminada y la incertidumbre crecía.

En reunión con los responsables de la obra y las autoridades educativas del distrito nos solicitan a los docentes “buena voluntad” y “predisposición”. Se nos plantea dar clases de manera alternada, en ciclos. Ya que solo se podía funcionar en 5 aulas y dos baños para niños y niñas.

Luego de esa reunión, los docentes mantuvimos encuentros con las familias y ellos nos contaban la real situación de lo que sucedía: no veían a nadie trabajando, los fines de semana no había personal, el material llegaba en cuenta gotas. Sabían mucho más de la obra, que lo que nos informaba el municipio.

Se fue generando la unidad alrededor de la consigna “Pelear por nuestras condiciones de trabajo, es pelear también por las condiciones de los niños”.

 

Siguen las Asambleas

Los docentes, junto con auxiliares y las familias seguimos sosteniendo las asambleas, informando, debatiendo y tomando medidas frente a la situación. Al pasar una semana, y al ver que no se cumplían los plazos, se realiza una reunión en la puerta de la escuela.

El Consejo Escolar junto a consejeros y también Concejales Municipales intentaron confrontarnos con la comunidad, planteando que éramos caprichosos al exigir tanto, que no queríamos trabajar y que pedíamos “lajas”, y “agua mineral”. Al fracasar tuvieron que reconocer que no se iniciaban las clases por no haber cumplido sus plazos.

Piden otra semana para el inicio, mientras los docentes exigíamos mínimas condiciones: baños para niños/as, baños para adultos, espacio físico para los auxiliares, espacio físico para el EOE, MB, Secretaría y Dirección. Desayuno y Merienda. Comedor.

Las primeras medidas del gobierno de Macri empezaban a sentirse con dureza. Se cortaban las changas, la situación en los barrios agravada, y el hambre empezaba a sentirse. Los niños del barrio seguían sin escuela, y sin Comedor.

El gobierno municipal K de Secco tampoco resolvía, y la bronca se acumulaba.

En ese momento se concretan algunas reivindicaciones y se decide iniciar las clases, con alternancia de ciclos, (en una semana concurriría 1er. ciclo y la otra 2do. ciclo).

Se decide realizar otra Asamblea docente con la comunidad, debido a que veíamos que la obra no finalizaba. Ahí las madres resaltan que las viandas para los niños nunca habían llegado, en ocasiones no cantábamos con agua, en el sector de cocina (habilitado por el Consejo Escolar) se vuelve a caer el cielorraso, por las lluvias no se pueden utilizar los baños químicos porque se encuentran al aire libre, no había medidas de seguridad donde nos encontramos docentes y niños, el camino para llegar a las 5 aulas era intransitable, con pozos y malezas, donde se accidentó un niño, etc., etc.

 

Ante el incumplimiento: suspensión de clases

Al no tener respuesta de los reclamos los docentes proponemos mantener charlas en la puerta con toda la comunidad, madres y padres. Se realizan carteles de los reclamos colocándose en la puerta de la escuela, en las instituciones cercanas como Jardín Nº 905, EESN2 y Unidad Sanitaria Nº 184, con un pasacalle para que se visualice nuestra lucha.

Ahí se decide suspender las clases ya que no estaban dadas las condiciones mínimas para trabajar, ni para brindarles a los niños y niñas una buena calidad educativa. Se planifica una volanteada por los barrios y clases públicas junto a los estudiantes de la EES2.

 

La comunidad decide el corte de calle

Ese mismo día, las familias se autoconvocan en la puerta de escuela y deciden cortar la arteria principal, Av. Alte. Brown (costanera) para que se escuchen los reclamos, es así que los docentes y auxiliares decidimos acompañar la medida planteada. También era propuesto en la asamblea docente de la secundaria 2, y se resolvió acompañar el corte. Asistieron algunos docentes del CEC803 y del Jardín Nº 905, también.

El corte fue encabezado por MUJERES, madres de niños de la escuela, quienes prepararon carteles donde se visualizaban los reclamos, ellas eran las que señalaban a los Responsables de que sus hijos no tengan clases. Cuando llegaron las autoridades municipales, les exigían explicaciones por todo lo que no se había cumplido.

Frente a los padres, la Consejera Escolar junto con otros consejeros y concejales municipales, volvieron a tener discursos contra los docentes, que “piden de todo”, “que no tienen voluntad”, “que no quieren trabajar”, “no piensan en los niños”. Esto generó más bronca. Esas mujeres, saltaron a los gritos “con los docentes NO”, “lloran para venir a la escuela”, “no se metan con los docentes, ellos quieren trabajar”, “los tienen en la calle”.

Al no poder dar respuesta de lo que se reclamaba se propone seguir con el corte y cuando las autoridades se retiran, una nueva asamblea general decide sostener la suspensión de clases, con volanteada en los barrios, clases públicas con secundarios y movilización al Consejo Escolar hasta Ensenada, pidiendo que nos escuchen.

 

¡Tenemos que seguir la lucha! Marcha al Consejo Escolar: Todos somos la Escuela 6

La conducción de Suteba Ensenada, que venía participando del proceso desde su Comisión de Infraestructura, plantea acompañar y organizar una campaña masiva a todos los docentes del distrito, invitando a participar de una gran movilización al Consejo Escolar desde la plaza principal Belgrano, con la consigna “TODOS SOMOS LA ESCULA 6”, para el 27 de abril.

El día anterior, los docentes con sus guardapolvos, salen a volantear todo el barrio. Con mucha aceptación y acompañamiento, se veía que la marcha venía grande. Al mismo tiempo aparecen las amenazas a las madres para que no participen: “Si vas, dejamos a tu marido afuera de las cooperativas” nos contaban.

La concentración se realizó en la puerta de la Escuela 6, distintos docentes de Punta Lara y mujeres con sus hijos. Se armó caravana con 30 autos, llevando a familias completas para confluir en la plaza Belgrano, donde nos esperan demás docentes y la comunidad de la Técnica 2, que venían de un abrazo por el incendio de esa escuela. 800 personas, docentes, auxiliares, centro de estudiantes de la Media 2, Técnica 2, Media 1, el Mus, representantes de Suteba La Plata y de CICOP Ensenada, marchamos con la consigna “TODOS SOMOS LA ESCUELA 6”

Entramos al Consejo Escolar con las familias, en especial mujeres. La presidenta del Consejo Escolar no pudo dar respuesta a lo planteado.

A la semana, y fruto de semejante lucha, logramos que pudieran concluir parte de la obra, habilitándose una parte de la escuela para que, entre toda la matrícula, con más aulas, y habilitando el Comedor y la cocina. Se refaccionaron las aulas, se arreglaron las estufas, colocaron luminarias, se repararon baños de niñas y de adultos, y se dejaron baños químicos para los niños (en corto plazo).

Algo fundamental fue la implementación urgente el Comedor, ya que para muchos niños resulta ser la única comida que reciben en el día.

Se reiniciaron las clases con el total de la matrícula y los docentes decidimos agradecer a la comunidad y familias por el acompañamiento a la querida escuela 6, haciéndolo público, con un pasacalle en la puerta de la escuela que todos vieron. Para la felicidad de algunos y bronca de otros…

 

Un triunfo importante. Pero la lucha sigue…

El 3 de mayo volvimos a reiniciar las clases, sabiendo que habíamos logrado algunas reivindicaciones, pero lo más importante fue el fuerte lazo que se creó entre la escuela y la comunidad, agradeciendo a las familias por el acompañamiento.

Pero a lo largo de las semanas pudimos observar que recibíamos distintas formas de intimidación, como las reiteradas visitas de inspectores, agravios por parte de autoridades municipales y escolares en las redes sociales, insultos en la calle a las mujeres que acompañaron por parte de las cooperativas, nota de jefatura distrital claramente intimidatoria para una compañera delegada y una denuncia al presidente del centro de estudiantes de la secundaria 2, en el marco de haber participado activamente en el proceso de la escuela, como ex alumno.

Se agravan las amenazas con la violación del gabinete del EOE de la escuela, al estilo de robo. La puerta estaba abierta, todo revuelto, las cosas tiradas y una escritura en la pared. Fue el único espacio de toda la escuela en la que entraron, sin haber forzado las puertas. No habían robado nada. Por la gravedad de la situación se plantea realizar otra asamblea docente, mientras manteníamos el cuidado de los niños en el patio de la escuela en ambos turnos, repudiando firmemente.

 

Transformar la bronca en lucha, preparándonos para el No Inicio

La situación salarial de los docentes se ha agravado en todo este período. Habíamos comenzado a discutir la necesidad de salarios de acuerdo a la canasta familiar, y ahora la gobernadora plantea que no reabrirá paritarias.

El plenario de delegados ha discutido el No Inicio por 48 horas. Para esto es que nos preparamos.

Por nuestro fuerte lazo entre los docentes y las mujeres que acompañaron, decidimos organizar un primer Encuentro de Mujeres de la EP6 Punta Lara. Un encuentro con mateada para agradecer por el apoyo incondicional a la escuela, a la educación pública y por pelear a codo a codo por los derechos de sus hijos, para que puedan seguir aprendiendo a leer y a escribir, teniendo derecho a una educación de calidad.

 

firma: 
Corresponsal
Edicion: 
Noticias 2016