Barracas, Ciudad de Buenos Aires

Paseo por Bagley

Printer-friendly versionPDF version
Fecha: 
09/04/2014 - 14:16
El sábado 15 de marzo a la tarde, la artista plástica Marina Etchegoyhen realizó una intervención artística: Paseo por Bagley/ Recorrido en la fábrica. 
En el marco del Festival de Arte Multimedia Fuga Industrial, la Fundación Lebenshon situada en Hornos 238 abrió un sector del edificio. Allí se pudo visitar parte de la ex fábrica Bagley: pasillos, garaje, la sala de los toneles de la Hesperidina, depósitos y las nuevas salas de arte ubicadas en la planta baja.
Bagley cerró en el 2004, luego de un progresivo desmantelamiento y despido de trabajadores. Hoy es un emprendimiento inmobiliario con departamentos sobre Montes de Oca, y oficinas en alquiler y una Fundación dedicada al arte sobre la calle Hornos. Muchas de las fábricas de Barracas, como Canale, Águila, Cruz Malta, Alpargatas, etc., sufrieron el mismo destino tras el menemismo.  Nos encontramos en la antigua puerta de Operarios, que aún conserva el nombre. Hicimos el recorrido: primero dimos la vuelta a la manzana y luego entramos al edificio. Estuvo teñido de la historia, del pasado y el presente. Un poco narrada por Marina, que investigó entrevistando a ex trabajadores, vecinos y miembros de la CCC que participaron de la lucha contra los despidos y el vaciamiento. Y otro poco por los participantes del recorrido, visitantes y vecinos que fueron testigos de los cambios que sufrió la fábrica con el tiempo y su triste destino.
Compartimos algunos de los comentarios que se escucharon durante el paseo: “Acá trabajaron 5.000 personas”. “Se olía a galletita todas las mañanas, lo recuerdo de cuando pasaba caminando yendo a la escuela”. ”La fórmula de la Hesperidina era un secreto”. “Se fue tercerizando la producción”. “Los carros donde se levaba la masa de las criollitas hoy son maceteros”. “Una vez me trajo un tachero que había trabajado en la línea de producción”. “El progreso es así”. “Están demoliendo la antigua chimenea”. “En la esquina van hacer una torre”. “Isabel trabajó hasta que se casó”. “Antes las galletitas eran más ricas”. “Por la ventanita del vestuario vimos como llegaba la policía, el vecino había matado a su mujer”. “Estaban bombardeando la plaza y no nos enteramos de nada”. “Entré a trabajar a los 14 años”. “Se rompieron todas las máquinas”. “Se hizo un acampe para evitar el cierre”. “Los toneles huelen a naranjas”.