Hoy 1244 / Histórico plenario de los ignorados

Primer encuentro nacional de campesinos pobres

in
Printer-friendly versionPDF version

El fin de semana del 22 y 23 en la zona de quintas de La Plata, se realizó este encuentro, que convocó a más de cien productores, para debatir el problema de la tierra.

Con un esfuerzo muy grande, el encuentro contó con la participación de obreros rurales, productores pobres, aparceros, medieros, porcentajeros y todas las formas de relaciones posibles que se dan cuando se tiene poco y nada de tierra. Así, asistieron integrantes de la Unión Campesina de Chaco, la Comisión Zonal de Tierras de Pampa del Indio y de la Asociación cacique Tagoyi del Chaco. Comunidades Campesinas por el Trabajo Agrario (CCT) de Misiones; Unión Campesina de Corrientes; Asociación de Trabajadores Campesinos de Jujuy; originarios de la CCC de San Javier (Santa Fe). También asistieron delegaciones de Tucumán, Mendoza, Mar del Plata, Zona Sur, Escobar, San Vicente y Quilmes-Berazategui-Varela por el Gran Buenos Aires.
La Asociación de Medieros y Afines (Asoma) fue la anfitriona de este histórico encuentro que contó con la participación de los compañeros de los parajes: Villa Elisa, Pereyra, Las Banderitas, El Peligro, Melchor Romero, Gorina, Abasto; y los compañeros de la comunidad mocoví de Berisso.
Gracias al incansable trabajo de los compañeros y compañeras de la CCC de La Plata-Berisso-Ensenada y los jóvenes estudiantes de la CEPA, quienes pudieron garantizar la comida y todos los aspectos organizativos del Encuentro, hicieron que las distintas delegaciones pudieran sentirse como en casa, e intercambiar en dos días las emotivas experiencias de lucha de los campesinos originarios, criollos y gringos… de los ignorados, de los sin tierra.
En la mañana del sábado se dio inicio al encuentro. Escoltado por las banderas de Argentina, Bolivia y la wilpala de los pueblos originarios, Néstor Villacorta de Asoma, fue el responsable de agradecer la presencia de compañeros de organizaciones hermanas que fueron saludando.
Villacorta transmitió los orígenes de la organización que hace veinte años viene luchando  y señaló que “Este año ha sido de muchas luchas, donde hemos salido por subsidios, alimentos, becas, planes sociales para los desocupados del campo. Hemos sido parte del proceso de la lucha agraria… con discusión, porque estaban ahí los grandes, fuimos parte de esa lucha porque entendimos que para golpear al gobierno teníamos que estar juntos… Hoy se viene una crisis de hambre, era justo hacer este encuentro, para debatir quién va a pagar la crisis”.
María Bordón, ex presidenta de Asoma hizo emocionar a los presentes, cuando dijo que a este encuentro lo siente “como un hijo, porque esta asociación nos costó mucho armar, y principalmente como mujer, yo estuve 12 años en la comisión directiva. Hoy puedo decir que mi sueño se ha cumplido, hoy este encuentro de campesinos pobres, es mi encuentro, nació mi hijo y tuvo su fruto… tanta miseria, tanto sufrimiento que padecemos los campesinos pobres, solamente lo sabemos los que lo vivimos, después de estar agachado con la pala… Este encuentro es nuestro y le vamos a demostrar a los gobiernos que los campesinos estamos de pie”.
Cabe destacar que se recordó con un aplauso a compañeros y amigos que ayudaron a construir al campesinado pobre como Rafael Gigli y Jorge Rocha. También, los compañeros de Asoma recordaron a la querida compañera Meca, pionera en organizar a las mujeres campesinas pobres en la zona.
Sobre todo para los compañeros de Asoma, fue sentida la ausencia de la compañera Mónica quien atraviesa una difícil enfermedad, que como recordó Néstor “es una madre para los compañeros”.

Saludos del movimiento obrero ocupado y desocupado
Juan Carlos Alderete, coordinador nacional de desocupados de la CCC, llevó el saludo y el compromiso de la Mesa Nacional de la Corriente Clasista y Combativa y del Plenario Nacional realizado el fin de semana anterior, en el que se “acordó ayudar a la construcción para la organización del campesinado pobre” y subrayó la importancia del momento político en que se hace el encuentro: “Vale la pena discutir para decirle a este gobierno que no estamos dispuestos a seguir pagando la crisis, como nos han hecho pagar anteriormente”. Luego dijo “¿qué sería de nuestro país, si nos organizamos los desocupados, con los campesinos pobres, los estudiantes, los trabajadores?” Al referirse a la lucha agraria, señaló que desde la CCC “se encaró la lucha política porque los desocupados no somos culpables de que el gobierno haya trazado una línea divisoria… y nosotros dijimos que estábamos en la oposición porque no nos solucionó ninguno de los problemas que padecemos”.
El compañero Jorge Smith, del Cuerpo de Delegados del Astillero Río Santiago, señaló que el encuentro de los pobres del campo es un “hecho histórico” y destacó: “se organizaron las ligas agrarias en los 70, la Federación Agraria en el Grito de Alcorta… pero es la primera vez en la historia que se organizan los campesinos pobres; por eso estoy orgulloso de participar de este hecho que tiene trascendencia… los campesinos dicen este es ‘mi encuentro’, porque es de su clase… peleando por sus reivindicaciones se unen con los demás sectores… Este encuentro es de todos nosotros, porque los trabajadores del ARS, también necesitamos que los campesinos pobres se organicen con su programa, porque así como se organizan los obreros, se necesitan los campesinos pobres organizados”. Agradeció así a los compañeros de Asoma por haber sido solidarios en estos años de lucha con el Astillero.
También, para destacar la presencia de un joven obrero de Berazategui, quien saludando al Encuentro, señaló “este encuentro también es nuestro”.

Sed de tierra
Tras un largo tiempo de presentaciones de las organizaciones y delegaciones, se pasó a debatir en un amplio plenario los principales temas del encuentro, que tuvieron como común denominador, una profunda bronca contra el gobierno y la necesidad de tierra. Con el correr de las intervenciones, los compañeros con sus argumentos, fueron arribando al interrogante sobre cómo conseguir la tierra, las herramientas, los subsidios, el agua, y todas las reivindicaciones por las que se lucha y cómo varias organizaciones ya vienen atravesando en ese camino.
En este rico debate, surge entonces la necesidad de crear una federación nacional en la que confluyan todos los campesinos pobres, como forma de garantizar esta pelea nacionalmente, para reclamar al gobierno nacional.
Si bien, se planteó poder realizar luchas en cada lugar, la cuestión de fondo es cómo organizar a esos miles de campesinos que hoy están sedientos de tierra para trabajarla y para poder forjar un futuro en sus lugares.
Varios, que no tienen una organización, como un compañero tucumano que contaba que nunca había viajado, salvo para trabajar, y que “para una reunión, es la primera vez”… pudieron en este encuentro poner en palabras aquello tan sentido, tan callado, tan silenciado en lo más profundo.
Así como las compañeras de San Pedro (Jujuy) contaron el problema del agua en sus quintas, los de Mendoza denunciaron que Cristina K garantiza el agua a las empresas de minas a cielo abierto, que contaminan nuestro suelo.
En la pelea por la tierra, los mendocinos contaron su experiencia de tomas en San Rafael. El compañero Mártires López de la Unión Campesina de Chaco denunciaba que mientras existen varios artículos y leyes nacionales y provinciales sobre los derechos de los pueblos originarios, “solamente con las marchas y acampes, obligaron a Capitanich a dar su palabra, así se vienen dando pequeños pasos” en esa provincia del norte argentino. Y enfatizó en la necesidad de organizar al campesinado pobre, “como los hermanos paraguayos” que tienen su federación para expropiar a los terratenientes como Eurnekian que en Chaco tiene 45 mil hectáreas. Y destacó “Aquí se derramó sangre indígena para quitarnos la tierra… que nunca los gobiernos restituyeron a las comunidades originarias”.
Los originarios de la comunidad mocoví de Berisso, contaron cómo, tras cinco años de lucha, consiguieron arrancarle al gobierno la compra de su tierra.

También la voz de los jóvenes
Una de las preocupaciones que recorrió el plenario fue el futuro de los jóvenes, que son los que cada vez más son expulsados. El gobierno no les garantiza un futuro en el campo, allí son superexplotados, no les ofrecen becas ni una salida… y van finalmente a parar a las villas miserias de las ciudades, acosados por la miseria, el paco y la delincuencia.
En la mañana del domingo, una veintena de jóvenes estuvieron discutiendo su situación y acordando confluir en la pelea por esa Federación Nacional, en la que dos de ellos participarán de la Mesa Nacional.

Documento para las regionales
En conjunto, los asistentes al Encuentro, redactaron un documento para llevar y poner en consideración en cada uno de los lugares, y para poder enriquecerlo en el segundo encuentro.
“Los pobres del campo estamos decididos a unirnos y nacionalizar nuestra lucha, enfrentando la política del gobierno de los Kirchner que beneficia a un puñado de monopolios, púles y grandes terratenientes perjudicando al conjunto del pueblo, incluidos los campesinos pobres. Somos parte de la rebelión agraria. Decidimos no sólo organizarnos nacionalmente con la lucha, sino pelear para impulsar y ser parte de un gran reagrupamiento junto a los trabajadores, estudiantes, campesinos medios y del conjunto del pueblo, organizados en multisectoriales en marcha a un paro nacional activo obrero, campesino y popular para que la crisis no se pague con el hambre, el dolor y el sufrimiento del pueblo. Para eso levantamos un programa y una propuesta de reivindicación nacional para que sea discutida por el conjunto del campesinado pobre a lo largo y a lo ancho del país. Y avancemos en resolver nuestros problemas de fondo: la tierra”.

Edicion: 
1244 / 2008-11-26